Anteriormente hemos explicado qué son las aguas residuales y la importancia que tiene su correcto tratamiento para el medio ambiente. Os explicamos desde nuestra empresa de desatascos en Madrid cómo es el tratamiento de aguas residuales: Este consiste en una serie de procesos físicos, químicos y biológicos cuya finalidad es eliminar los contaminantes presentes en el agua. Normalmente comienza por la separación física de los sólidos grandes empleando un sistema de rejillas, posteriormente se produce un desarenado (separación de sólidos densos más pequeños, como la arena), seguido de una sedimentación primaria que separe los sólidos suspendidos existentes en el agua residual. A continuación se convierte progresivamente la materia biológica disuelta en una masa biológica sólida usando bacterias adecuadas. Posteriormente esta masa sólida es separada y el agua resultante se trata con procesos adicionales como desinfección, filtración, etc. El resultado final puede ser descargado en agua natural…

La mayoría de los trabajos que se realizan en la pocería sin zanjas se desarrollan en la parte interna de la red de saneamiento, las tuberías, pero son las aguas residuales en su transcurso hasta las estaciones depuradoras las que generan su deterioro debido a la agresividad de sus componentes. Vamos a ver como se clasifican: Las aguas residuales son aguas contaminada con sustancias fecales y orina, procedentes de desechos orgánicos humanos o animales. Pueden ser aguas residuales urbanas (las aguas usadas domésticas o limpieza urbana) o aguas residuales industriales (residuos líquidos industriales, mineros eliminados o eliminación de residuos procedentes de la ganadería y agricultura) Su correcta eliminación tiene una importancia vital para el medio ambiente, ya que su eliminación se realiza principalmente por vertido. Su tratamiento indebido genera graves problemas de contaminación. Aguas residuales urbanas: Son las aguas procedentes de la eliminación de residuos de los servicios domésticos y públicos, así como de la limpieza de las calles…

La depuradora es el eslabón final en el que confluyen todas las aguas residuales recogidas por los distintos elementos y estructuras de la red general de saneamiento, que los poceros Madrid y de otros asentamientos urbanos tienen que reparar. Sin las depuradoras, todo el esfuerzo por paliar los efectos contaminantes de los residuos orgánicos humanos resultarían baldíos, pues no estaríamos haciendo más que trasladar el problema a otro punto geográfico diferente sin disminuir su peligrosidad. La EDAR La EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) es el punto último de la red de saneamiento en el que se produce un tratamiento de las aguas de desecho mediante distintos procesos físicos, químicos y biotecnológicos, para obtener como resultado un agua mejorada, menos contaminante y con potencial aprovechamiento posterior. Para estimar la medida de su contaminación, se han definido una serie de parámetros tales como la DBO…

Captura

Aunque la mayoría de los trabajos que realizan los poceros Madrid se desarrolla en la parte principal de la red de saneamiento, las aguas residuales continúan su curso hasta las estaciones depuradoras donde son tratadas adecuadamente con vistas a su posterior reutilización para múltiples usos. Es la única manera de mantener un consumo racional a la vez que se controla la contaminación ambiental que el vertido de este tipo de aguas provoca. Composición de las aguas residuales Las aguas residuales que acaban confluyendo en la planta de tratamiento presentan, como muy bien saben los poceros Madrid, diferentes componentes en función de su origen: En las aguas provenientes de las actividades domésticas (ARD) abunda la materia orgánica, los detergentes y las grasas desprendidas del lavado de ropa, baño, preparación de alimentos, limpieza, etc. Las aguas generadas por la escorrentía superficial de las lluvias (ALL) suelen…